- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Un adolescente se graba tocando «Resistiré» con la guitarra y se le cuelan Rozalén, Sabina, Rosana, Amaral, Xoel López y Vetusta Morla

Javi Barahona, adolescente natural de Getafe, se había propuesto esta mañana grabarse a sí mismo tocando la canción «Resistiré» a la guitarra como excusa para practicar «y, si quedaba bien, igual compartir el vídeo con los colegas, pero nada más». Sin embargo, cuando ha empezado a tocar los primeros acordes, han aparecido varias ventanas en las esquinas de la pantalla de su ordenador con los rostros de Rozalén, Joaquín Sabina, Rosana, Amaral, Xoel López y tres de los integrantes de Vetusta Morla, Pucho, Guille Galván y Juanma Latorre. «No sé si he activado sin querer una opción de la aplicación o qué, pero se han puesto a cantar todos y me han cortado el rollo», confiesa Barahona.

La versión de «Resistiré» no ha tardado en publicarse en las cuentas oficiales de los artistas en las redes sociales y se han recaudado más de 500.000 euros, que se destinarán a la lucha contra el coronavirus. «Está muy bien pero yo no quería hacer nada solidario, solo quería practicar y ahora mi cara está en todas partes y encima se ve lo mal que toco, porque no me dedico a esto», se queja el adolescente, denunciando que «lo de los artistas solidarios se nos está yendo de las manos».

Desde el Ministerio de Cultura solo se apunta a una posible solución ante esta problemática: «Rechazar los fondos recaudados es lo único que frenaría este tipo de cosas, pero lógicamente el método sale caro y no estamos en disposición de renunciar a estos apoyos», señalan los expertos. Aislar a los artistas para que no se contagien entre ellos la solidaridad no está funcionando «porque hoy en día, con las nuevas tecnologías, es imposible evitar que se comuniquen».

Esta tarde, y pese a su rotunda negativa, se pondrá en marcha una iniciativa liderada por Alejandro Sanz que tiene por objetivo «recaudar fondos para pagarle a Javi Barahona unas clases de guitarra». Respecto a las quejas del adolescente, Guille Galván ha sido muy claro: «A veces no soy yo, busco un disfraz mejor bailando hasta el apagón. Disculpad mi osadía».