- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

El coronavirus rompe su silencio y envía a la prensa cartas con amenazas al ver que la ciudadanía le ha perdido el miedo

"ESTO NO HA HECHO MÁS QUE EMPEZAR, COGEDME SI PODÉIS, JAJAJAJA", DICE A MODO DE AMENAZA

Prometiendo “no parar jamás, jamás, jamás” y escribiendo diversas frases inconexas y difíciles de entender, el coronavirus ha roto al fin su silencio y ha enviado a las redacciones de los diarios más importantes del país (El País, El Mundo, El Mundo Today, ABC y La Vanguardia) cartas manuscritas con diversas amenazas exigiendo su publicación “en la próxima edición y en primera plana, para que todos esos perdedores me lean”, según indicaba en el sobre. El tono de todos los textos es desafiante y en ellos se aprecia un virus de comportamiento errático y extremadamente peligroso, que no ha perdido su sed de muerte y destrucción.

El COVID-19, que ya es responsable de decenas de miles de muertes en todo el planeta, se muestra enfadado porque una parte de la población lo ningunea, así que probablemente vuelva a actuar muy pronto, según promete él mismo. “Voy a volver a actuar, muy pronto, muy pronto, ya lo veréis, jajajaja”, dice en algunos de los comunicados. Los textos contienen numerosas faltas de ortografía y están escritos a mano, aunque fotocopiados.

El virus también tiene palabras para Fernando Simón, el titular de Sanidad Salvador Illa y, sobre todo, para los “pazguatos, mequetrefes, alimañas insignificantes” que salen a la calle a pedir el fin del confinamiento. 

En todas las cartas se repite la amenazante frase “esto no ha hecho más que empezar” y “cogedme si podéis”, desafiando a las autoridades a detenerle.

“¡¿Queréis encontrarme??!! ¡Estoy en todas partes! ¡No estoy en ninguna parte! ¡Estoy en todas partes! ¡No estoy en ninguna parte!”, dice el virus en otro de los textos con su particular estilo retador. Y en algún momento da pistas sobre su identidad diciendo “no soy nadie, soy todos”.

Todas las cartas están firmadas con lo que parece un símbolo o emblema (una suerte de bola con pinchos) y los nombres “Coronavirus. El 19. Rey Sol”.

Al cierre de la edición, todas las personas que han tocado las cartas han empezado a mostrar síntomas de la enfermedad y se consideran ya nuevas víctimas.