- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Poner adoquines en el suelo y otros trucos para que parezca que estás en la calle aunque sigas confinado

NUESTROS EXPERTOS TE ASESORAN

Mientras sigamos sin poder salir de casa, es muy importante buscar formas de no agobiarse entre sus cuatro paredes. La imaginación es clave para sobrellevar esta situación excepcional de la mejor manera posible. Para ayudarte a despejarte un poco, a continuación los expertos de Idealista te enseñan a poner adoquines en el suelo de tu casa y otros trucos para que parezca que estás en la calle aunque sigas confinado.

Poner adoquines en el suelo. También es recomendable echarles agua para que resbalen, te caigas y así tengas la sensación de haber hecho el ridículo en la calle otra vez.

Colocar un semáforo en la entrada al salón. Procura que pase la mayor parte del tiempo en rojo y así volverás a experimentar la rabia de querer llegar a un sitio y no poder por culpa de las malditas pero también añoradas normas de circulación.

Montar en el pasillo una valla publicitaria de Idealista. Un anuncio de esos grandes como los que se ven en la carretera dará mucho realismo, te sentirás como en la M-30.

Dejar cacas de perro en las alfombras. Una de las cosas que más se echan de menos esir sorteando excrementos por la acera, pero si llenas tu casa de cacas de perros, sentirás que todo vuelve a la normalidad. Muy recomendable pisar una de vez en cuando, será como transportarte directamente al maravilloso año 2019.

Retenciones de tráfico en dirección al baño. Un buen atasco a la entrada del baño, con pitos, insultos y roces entre tus familiares o compañeros de piso, es muy importante para tener la sensación de que se ha acabado el confinamiento.

Convivir con comerciales de las ONGs. Si constantemente hay gente que te para en tu propia casa para hacerte sentir mal por desgracias de las que no eres directamente responsable a cambio de una pequeña comisión, y si no puedes moverte libremente por tu vivienda porque hay comerciales que te siguen, será como salir de casa después de mucho tiempo.

Incorpora un carril bici en el pasillo. Asegúrate de que también lo usa algún gilipollas en patinete eléctrico. Este carril, junto al semáforo en rojo, en el que nadie en bicicleta se parará jamás, te hará olvidar que llevas casi dos meses sin salir a la calle porque creerás que vuelves a estar en ella.

Pon a un indigente pidiendo en la puerta de la nevera. Si cada vez que vas a la nevera a coger algo de comer un señor te pide dinero mientras tú tratas de no establecer contacto visual, llegará un momento en el que pensarás que vives en la calle como hacía él hasta que tú lo metiste en tu casa por recomendación nuestra.