- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Los repartidores de Glovo dejarán de escupir en todos los pedidos para limitar los contagios

“A PARTIR DE AHORA, ENTREGAS LIMPIAS Y SIN SALIVA”, REZA EL NUEVO LOGO DE LA COMPAÑÍA

Glovo ha decidido reaccionar y adaptar su política de empresa a la crítica situación que se está viviendo en el mundo. En un ejemplo de responsabilidad sin precedentes, la dirección de la compañía ha decidido que los repartidores dejen de escupir en los pedidos para limitar los contagios. “Solo será mientras dure la pandemia”, tranquiliza el CEO de la compañía, Óscar Pier, agregando que “todos tenemos que poner nuestro granito de arena”.

“El mismo sabor de siempre pero ahora con menos escupitajos”. Con frases como esta Glovo se está esforzando por no espantar a su clientela fija, poco acostumbrada a los cambios. “Somos conscientes de que los escupitajos en el interior de los bocadillos y hamburguesas son lo que nos diferencia de las otras marcas, pero estamos en un momento en el que todos tenemos que remar en la misma dirección y lo importante es parar los contagios”, se sincera Pier absolutamente concienciado con la crisis humanitaria que se vive.

“Glovo, comprometidos con tu salud”, reza el nuevo anuncio para televisión que se ha empezado a emitir estos días. “A partir de ahora, entregas limpias y sin saliva”, insiste una frase junto al nuevo logotipo de la compañía. Prometiendo contacto cero y nula contaminación de los fluidos del repartidor, la empresa de entrega a domicilio busca llegar al público más paranoico. “De nada sirve que nuestros ‘riders’ vayan con mascarilla si antes se han pasado la masa de la pizza por el sudor del sobaco”, reconoce Óscar Pier.

La concienciación de Glovo con la sociedad no termina con la implementación de estas nuevas medidas de higiene. Para ayudar a luchar contra el aburrimiento que provoca el confinamiento, la empresa ha recordado a todos sus clientes que, aunque oficialmente no transportan droga, el director ejecutivo de la compañía es una persona muy razonable y siempre abierta a “escuchar” las necesidades de sus clientes.