- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

La Guardia Civil interrumpe decenas de pasos de Semana Santa desfilando bajo tierra

EL PASO DE LA VIRGEN DEL SUBSUELO PROVOCÓ ALGUNOS TEMBLORES DE TIERRA QUE ALERTARON A LAS AUTORIDADES

Confiscando nazarenos, cristos y cirios, la Guardia Civil ha interrumpido decenas de procesiones de Semana Santa que se habían organizado ilegalmente bajo tierra, aprovechando los túneles del alcantarillado y del metro. “Los cofrades se han negado a quedarse sin Semana Santa y han intentado mantener la tradición aprovechando el escondrijo que proporciona estar bajo tierra, pero finalmente se han interrumpido casi todos los pasos”, explica un miembro de la Unidad de Reconocimiento del Subsuelo.

Desde la Iglesia no han querido hacer declaraciones pero se sospecha que algunos párrocos pueden haber colaborado con los cofrades proporcionándoles los pasos para que los introdujeran en la red de alcantarillado, con el consiguiente peligro para las tallas, algunas de las cuales son muy valiosas. “Yo no lo apruebo, pero hay que reconocer la devoción que tienen algunas cofradías porque, si ya es difícil mover los pasos por las calles, aún más difícil resulta hacerlo en cuclillas por túneles estrechos”, explica el párroco de la parroquia de San Julián, de Sevilla. 

El cuerpo de la Policía supo de la existencia de estos pasos al ver a muchos ciudadanos tumbaos en el suelo de la calle, cantando saetas por los agujeros de las tapas de alcantarilla. “No es habitual ver a alguien gritando ‘guapa, guapa’ a las alcantarillas, al principio pensamos que se lo decían a alguna rata pero al ver a varias personas llorando de emoción y haciendo lo mismo empezamos a sospechar y desplegamos la operación”, explica 

“Desfilar bajo tierra es una cosa muy nuestra, aunque no seas creyente”, defiende uno de los cofrades que logró huir de la redada de la Policía y que confía en repetir la operación el próximo Domingo de Resurrección. Según dice, el ambiente que proporcionan los túneles bajo tierra hace que la procesión parezca más mortuoria, más sagrada y, en definitiva, más emocionante.