- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Se ve obligado a presumir de músculos delante de sus hijos porque el gimnasio está cerrado

EL HOMBRE ESTABA PERDIENDO LA COSTUMBRE DE HACERSE EL CHULO DELANTE DE OTRAS PERSONAS, POR LO QUE HA DECIDIDO RECUPERAR SUS RUTINAS EN PLENA CUARENTENA

Lamentando que le hayan arrebatado el espacio natural en el que llevar a cabo sus rutinas de pavoneo y vanagloria, Jaime Sanchís, de 43 años, lleva ya algunos días entrenando sus posturas delante de sus hijos porque el gimnasio está cerrado.

“Veía que estaba perdiendo la costumbre de enseñar músculos a otras personas y esto no puede ser porque, cuando vuelvan a abrir los gimnasios, igual me da hasta vergüenza ponerme a hacer bola delante de otras personas, así que uso a mis hijos para entrenar”, explica Sanchís, que lleva ya tres días gritando como un loco cada vez que levanta pesas.

Sanchís lamenta que sus hijos estén demasiado ocupados haciendo deberes y no puedan entrenar con él el tiempo que quisiera, dado que, por ahora, descarta entrenar a solas y discretamente sin que nadie esté mirándole.