- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Que los españoles pidieran ayuda a Europa completamente borrachos provocó el rechazo de Holanda y Alemania

"¡QUE SOMOS EUROPA, COJONES!", LE GRITÓ SÁNCHEZ AL PRIMER MINISTRO HOLANDÉS

Las tensiones entre los socios de la Unión Europea han ido en aumento esta semana después de que países como Alemania y sobre todo Holanda hayan mostrado una postura beligerante contra la pretensión de España e Italia de recibir más fondos europeos para afrontar la crisis del coronavirus. Hoy se ha sabido que estas reticencias se deben en gran parte a que tanto Pedro Sánchez como Giuseppe Conte solicitaron estas medidas extraordinarias «en un evidente estado de embriaguez», según confirman fuentes comunitarias.

El primer ministro de los Países Bajos, Mark Rutte, que en un principio estaba dispuesto a «sentarse a hablar», reconsideró su estrategia después de que Sánchez, tambaleándose y sin dejar de beber sangría, le gritara que «somos europeos, somos amigos, aquí estamos, joder, para todo, para lo jodido y para lo que haga falta, joder, os quiero a todos muchísimo, vamos a remar y ya verás qué bien». El italiano Giuseppe Conte, también ebrio, le pidió a la alemana Angela Merkel que alegrara «esa puta cara, que hay que ver cómo sois los ‘germans’, que parece mentira que inventarais el alcohol». Sánchez soltó en ese momento una carcajada y aseguró que todo saldría bien «porque, como decía aquel, España es como un toro». Golpeándose el pecho sentenció que «todos los que estamos aquí, todas esas cabezas de la pantalla, somos pura cremita».

Al día siguiente, siempre según fuentes comunitarias, los mandatarios español e italiano recibieron la negativa de los Países Bajos con un fuerte dolor de cabeza y criticaron airados la falta de solidaridad, contraria a los ideales del proyecto europeo. El primer ministro de Portugal, António Costa, confirmaba esta tarde que sus homólogos Conte y Sánchez iban «un poco tocados» pero argumenta que es «comprensible» dada la situación con la que están lidiando.

El ministro holandés de Finanzas, Wopke Hoekstra, ratificaba hace una hora la postura de su país al declarar que «no sé si se puede hablar de una Europa de dos velocidades pero sí está claro que unos estados avanzan en línea recta y otros van torcidos».

Pedro Sánchez ha asegurado hoy que no ve motivos por los que disculparse y que no recuerda «nada de esto que se está diciendo de manera extraoficial». Ha insistido en que la reacción de la Unión Europea ante esta crisis marcará su futura andadura.