- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Los pechos de las españolas no entienden qué ocurre pero celebran llevar ocho días sin sujetador y confían en que esta etapa se prolongue lo máximo posible

CELEBRAN EL FIN DEL CONFINAMIENTO

Celebrando una tregua que parece prolongarse día tras día, los pechos de las españolas creen que quizá ha acabado al fin la opresión patriarcal, dado que llevan mucho tiempo sin sujetador, situación que confían en que se alargue todo lo posible. “No sé qué ocurre pero esto es la hostia”, dicen los pechos de las españolas, que no entienden por qué hace ya casi 10 días que viven sin ataduras.

“Supongo que la revolución feminista ha concluido al fin y somos ya libres para siempre”, explican los pechos de las ciudadanas, completamente ajenos a la situación que vive el país, sumido en una cuarentena que obliga a todos los ciudadanos a permanecer en sus casas.

Los pechos celebran que cuando hace frío nadie les aprieta contra el jersey y empiezan a acostumbrarse a una sensación de libertad desconocida hasta ahora y solo reservada a períodos breves. “Ojalá esto dure para siempre porque no creo que pueda volver a preocuparme de estar firme nunca más, se acabó la pesadilla”, concluyen los bustos.

Por su parte, los testículos de los españoles tampoco entienden qué ocurre pero celebran llevar ocho días al aire y sin calzoncillos.