- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Felipe VI pone a disposición de la Sanidad a los dos hechiceros oscuros de la Casa Real

LA CIUDADANÍA PREFIERE DAR LA ESPALDA A LA “PONZOÑOSA AYUDA” DE LA CASA BORBÓN

Gonzalo de Castro Maz-Duur “el devorador de almas” y Melissa Lengua Roja, el mago y la hechicera que llevan más de 200 años sirviendo a la Casa Real, podrían prestar sus servicios de adivinación, sanación y destrucción a la sanidad pública a partir de este mismo viernes, según ha informado Felipe VI. Explica el monarca que ambos brujos «son sabios y antiguos como la razón misma» y que le han enseñado a él todo lo que sabe y podrían “acabar con la maldición que está asolando al Reino”. 

“Pueden practicar sangrías y aconsejar qué rezos oscuros y prohibidos son los más efectivos para expulsar demonios”, ha explicado Su Majestad. Algunas de las habilidades de estos hechiceros, cuyas apariciones públicas son muy limitadas dado que prefieren trabajar en los sótanos de La Zarzuela, son entrar en la mente de un animal, controlar el fuego y adivinar el futuro leyendo las entrañas de algún español. 

En general, la magia practicada por los dos hechiceros oscuros es ilegal (y reservada al monarca, ahora Felipe VI) por estar vinculada a prácticas “malignas, inhumanas y prohibidas” y porque suele tener un “alto coste”, marcando de por vida a todos esos mortales que se benefician de sus artimañas antinaturales.

“Purificarán España y seremos salvados”, ha prometido Felipe VI, que admite que incluso él teme los poderes de estos poderosos brujos, “pero ha llegado el momento de recurrir a nuestras armas más vigorosas, armas que no podemos comprender y que están más allá de la ciencia, de la Fe, del Bien y del Mal”. 

Respecto a sus dotes de nigromancia, Felipe VI ha aclarado que la resurrección es un privilegio reservado únicamente a los miembros de su casa.