- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Tres de cada diez compañeros de trabajo ya ni se molestan en silenciar la pestaña en la que tienen Pornhub durante las reuniones por Skype

HAN IDO PERDIENDO EL DECORO CONFORME HAN IDO PASANDO DÍAS DE CUARENTENA

Demostrando una creciente dejadez, cada vez un mayor número de trabajadores ha dejado de molestarse en silenciar el porno que tienen permanentemente puesto en una pestaña del navegador y lo dejan sonando hasta en las reuniones por Skype que mantienen con sus compañeros, según un estudio publicado esta mañana. “Nos reunimos varias veces al día y en cuanto entra nuestro compañero David en la reunión vía webcam puedes empezar a oír los jadeos, pero ya nos hemos acostumbrado”, explica un trabajador de la multinacional Jenkins&Co.

“El protocolo habitual es cerrar la pestaña en la que tienes el porno y luego contestar al Skype, pero algunos ya hemos dejado de fingir. Estamos reuniéndonos en pijama, da todo igual”, explica otro empleado. Sus compañeros lamentan, sin embargo, que escuchan cómo en ocasiones termina un vídeo y empieza otro “porque los gemidos son de personas distintas”, lo que implica que no solo no se molesta en cerrar la pestaña sino que está navegando activamente por ella. 

“Yo no veo porno, así que siento que de alguna manera los que estamos de fondo somos nosotros, y es probable que estemos incluso minimizados”, explica Sonia Martínez, una administrativa que mantiene varias reuniones al día y está algo harta de la situación y preferiría que sus compañeros vieran porno con auriculares “tal y como hacen en la oficina”.

“El teletrabajo es lo que tiene, a la gente le cuesta concentrarse”, admite Sonia, que reconoce que suele silenciar las webcams de todos sus compañeros de trabajo durante las interminables reuniones vía Skype que están teniendo estos días. Según relata, basta con ir diciendo “espera, repite esto último que no lo he oído” o “claro, claro” de vez en cuando para que todos crean que está prestando atención cuando en realidad está leyendo webs de entretenimiento.

A última hora, los compañeros de trabajo que tienes minimizados en la parte inferior de la pantalla, y con los que se supone que te estás reuniendo ahora mismo, te están preguntando si has oído lo que acaban de decir y si has tomado notas. 

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.