- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Unos bomberos se niegan a apagar un fuego hasta que el dueño de la casa pida un deseo

EL DESEO DEL DUEÑO ES QUE APAGUEN EL INCENDIO QUE AMENAZA SU CASA

Aunque una enorme cortina de fuego amenaza una vivienda de Jerez desde primera hora de la mañana, la dotación de bomberos que ha acudido a la zona se niega a apagar el incendio hasta que el dueño de la casa pida un deseo. Juan Rubiales, de 57 años, se encuentra paralizado a escasos metros de las llamas tratando de pensar con claridad ante la presión de los bomberos, que son conscientes de que no pueden seguir esperando mucho más.

El jefe de la dotación ha lamentado que Rubiales sea tan indeciso y que eso les esté haciendo perder un tiempo más que precioso. “Tenemos que actuar cuanto antes, si el dueño de la vivienda no cierra los ojos y pide un deseo en los próximos cinco minutos, las pérdidas materiales pueden ser enormes”, asegura con la manguera apagada en la mano y una colosal nube de humo negro sobre su cabeza.

El deseo de Rubiales es que apaguen el incendio que consume su casa ante sus ojos, pero como lo ha pedido en alto y en repetidas ocasiones, los bomberos consideran que ese deseo no vale y que tiene que pedir otro. “Seguro que hay algo que te haga ilusión, piensa hombre, no tengas vergüenza”, le dicen los bomberos mientras esperan impacientes a entrar en el edificio a extinguir las llamas.

A última hora de la mañana, viendo que su casa ya estaba completamente calcinada, Rubiales ha cerrado los ojos y ha deseado tener un buen seguro de hogar.