- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Se quita la pulsera contra el cáncer para meterse en la ducha y enferman 230 personas

AL VOLVER A PONÉRSELA HA SALVADO DECENAS DE VIDAS

Desgraciado despiste el ocurrido esta mañana en el baño del domicilio de Carlota Domínguez, en Zamora. Sin pensarlo, la mujer se ha quitado la pulsera contra el cáncer que siempre lleva en la muñeca para meterse en la ducha y han enfermado 230 personas. Domínguez se ha mostrado muy arrepentida por lo sucedido y ya se ha comprometido a llevar una segunda pulsera.

“Fue un descuido, de eso que no te das cuenta”, se disculpa la mujer que ha provocado 230 nuevos casos de cáncer. “Era temprano, tenía sueño, no quería mojar la pulsera y la dejé encima del lavabo”, explica tratando de encontrar comprensión entre los enfermos. “Sé que he cometido un error y estoy dispuesta asumir las consecuencias, pero solo fueron quince minutos”, insiste.

Los expertos calculan que, al volver a ponerse la pulsera, la mujer ha salvado decenas de vidas. “Si por lo que fuera se hubiera ido a trabajar olvidándose la pulsera en el baño, en estos momentos estaríamos hablando de una auténtica epidemia”, aseguran. Los médicos llevan años tratando de concienciar a la población sobre la importancia de apretarse bien las pulseras contra las enfermedades para evitar que se propaguen. “La mayor lacra de nuestra sociedad son los ‘antipulseras’”, expresan.

Desgraciadamente, cada día se viven situaciones similares a la que ha protagonizado Carlota; sin ir más lejos, la semana pasada un catalán se quitó el lazo amarillo durante cinco minutos y 50 nuevos independentistas fueron llevados a prisión.