- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Se cambia el nombre a «Feliz Lunes» para ser «trending topic»

LLEVABA AÑOS TUITEANDO CON LOS HASHTAGS DE MODA SIN RESULTADOS

Juan García García, un jienense de 45 años, se ha cambiado el nombre a “Feliz Lunes” con la intención de alcanzar la ansiada notoriedad en Twitter, que hasta el momento se le estaba resistiendo.

García, o el ciudadano antes conocido como García, afirma haberlo probado todo. “Llevo diez años tuiteando con los hashtags de moda, pero nada, como si fuera invisible”, empieza, “incluso tengo en la bio lo de ‘sígueme y te sigo’, pero nada, como quien oye llover.”

Además, este usuario de las redes sociales, o como le llaman en su familia, “Juanito el tuitero”, ha llevado a cabo todo tipo de gestas que él considera épicas y dignas de reconocimiento, como por ejemplo colgar un “entretenido” hilo sobre una misteriosa aventura que le sucedió estando de vacaciones en un hotel. Preguntado por si no se parece demasiado al célebre hilo de Manuel Bartual, García dice que es una mera coincidencia, que no lo leyó, y que “copiar tuits en Twitter es algo rarísimo que jamás se ha visto, no voy a empezar yo”. También se queja amargamente de haber subido el meme de Julio Iglesias terminado en “…y lo sabes” en 597 variantes, sin haber logrado más de un par de “roñosos” likes, “que parece que en vez de pedirles un retuit, les estás pidiendo un riñón a los hijos de puta”. Además, enfermó por hacer siete veces el «ice bucket challenge» y ha usado términos como “sco pa tu manaa” sin conseguir más que la monumental indiferencia de sus 42 seguidores.

Pero la auténtica motivación detrás de la valiente decisión de Feliz Lunes, confiesa, es la cantidad de inútiles que la red social lanza a la fama, y que le hicieron pensar que él también merecía su espacio. “Creo que cualquier idiota, y me incluyo, debe tener derecho a soñar”. Además de lograr estar de máxima actualidad como mínimo una vez a la semana, el tuitero afirma que así nadie se olvidará de su nombre, “y cuando digo nadie, me refiero también a mi madre”, confiesa entre risas nerviosas.

Sin embargo, la ambición de Feliz Lunes no acaba en la red del pájaro. Con la fama que alcance, el tuitero afirma que abrirá una nueva (y espera que rentable) carrera como influencer en Instagram. “Como dijo Martin Luther King: quiero que me regalen mierdas”, proclama, satisfecho.

Al preguntarle si no le preocupa que le afecte la falta de popularidad de los lunes, considerados en buena parte del mundo el día más deprimente de la semana, el tuitero concluye rotundo: “Lo importante es ser feliz todos los días”.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.