La alfombra roja de los Oscar 2020

VAN TODOS MUY GUAPOS

Penélope Cruz, que entregó el Oscar a la mejor película extranjera, apostó por este vestido marca Domyos, firma de la que es imagen, en un diseño de la colección primavera-verano 1995 pensada especialmente para ir a clases de Zumba.

Antonio Banderas estaba nominado a mejor actor por su papel en Doctor Membrete y Mister Chús. A su llegada a la alfombra roja confesó estar poco nervioso: «Esta noche no soy favorito». Su predicción se cumplió porque se estuvieron riendo de él toda la noche y de hecho se fue llorando a mitad de la ceremonia después de que Martin Scorsese le pusiera una gamba en la oreja y le dijera «eh, eh, mejicanito».

No sé quién es. Durante unos segundos he pensado que era Ivanka Trump. El vestido está OK. Yo me he comprado una chaqueta de ese color en Asos pero solo porque estaba de oferta y costaba 20 euros, lo que es un precio muy razonable. Antes costaba 70. Por 70 no me la hubiera comprado porque el color es feo. No sé si Ivanka Trump se compró este vestido por el mismo motivo pero entiendo que, siendo la hija del presidente, no compra en Asos, aunque todo puede ser.

Salma Hayek, de blanco, lo que confirma que era ella quien se casaba.

Scarlett Johansson, doblemente nominada: como actriz principal, por Historia de Chus, y como actriz de reparto, por Jojojo, el conejo. Vistió un modelo palabra de honor que brilla si hay orcos en la zona.

Charlize Theron, nominada a mejor actriz por El ventanuco del perrete, con un vestido al que le falta uno de los tirantes. ¡Qué descuido! La combinación del cierre de la bici que lleva en el cuello es 1-2-3.

El camaleónico Christian Bale vistiendo de Leonardo Di Caprio.

Brad Pitt lleva un traje negro que le obligó a ir a casa a cambiarse porque es exactamente el mismo tipo de ropa que llevaban todos los otros hombres que acudieron a la gala. Qué embarazoso.

¡Al fin! ¡Al fin sabremos dónde está el broche que desapareció de casa de la Marquesa de Monistrol hace dos meses! ¡Nadie se escapa a la audacia de Kike Detective, nadie! Sabía que lograría resolver este caso. Margot Robbie aprovechó el revuelo causado cuando la sirvienta Margaret se desmayó para escurrirse de la fiesta y subir a las dependencias de la marquesa. Allí se hizo con el broche, que introdujo en su vagina. Luego aseguró haber estado bailando con el señor marqués y este corroboró su versión… ¡Porque son amantes!

Rooney Mara lleva un diseño de encaje que es un poco demasiado sugerente, desde mi punto de vista. Hay cosas que es mejor reservarlas para la alcoba. Las actrices, ya se sabe.

No sé quién es. Va de rosa por abajo y por arriba lleva otra cosa distinta. El pelo, hacia atrás, recogido a la vichysoisse y en el cuello luce un collar que le va pequeño.

Han muerto 89 sepias durante la confección de este vestido.