- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

¿Está tu casa preparada para la llegada del coronavirus?

NUESTROS EXPERTOS TE ASESORAN

La llegada del coronavirus a España es inminente y debemos estar preparados. Lo primero es asegurarnos de que nuestra vivienda cumple los requisitos mínimos para acoger a esta famosa cepa viral. A continuación nuestros expertos te ofrecen una serie de consejos para que el coronavirus se sienta en tu casa como si estuviera en su propia casa.

Compra un sillón reclinable relax con masaje. El coronavirus lleva unas semanas muy ajetreadas y cuando llegue a tu casa va a necesitar relajarse. Coloca ese sillón delante de la tele, llévale una cerveza y algo para picar y el virus no querrá irse nunca de tu casa.

Echa a todos los chinos que tienes encerrados en el trastero. Por lo que sea, al coronavirus no le gustan los chinos, así que lo mejor es que liberes a todos los que tienes encerrados en tu trastero o podrían acabar teniendo problemas.

Cubre paredes, techos y suelos con las partes blancas de las naranjas. Por muy agradable que sea el coronavirus al principio, no puedes olvidar que es una cepa peligrosa. Toma precauciones extremas, como cubrir tu vivienda con la parte blanca del interior de las naranjas.

No dejes que nadie infectado con el coronavirus escupa dentro de tu casa. Tener un coronavirus está bien, pero tener dos coronavirus ya es demasiado. Evita que la gente infectada escupa dentro de tu casa o acabarás viviendo entre una enorme comunidad de coronavirus.  

Pon moqueta en la habitación. Esto no tiene nada que ver con el coronavirus, pero tener moqueta en la habitación es muy cómodo para ir descalzo y además mantiene la estancia más cálida. Yo si fuera tú la instalaría.  

Quema todos tus muebles y pertenencias. Vale, sí es cierto que quizás hemos frivolizado más de la cuenta con esta enfermedad y resulta que es más contagiosa de lo que pensábamos. Cuando notes que te encuentras mal después de un tiempo conviviendo con el coronavirus, lo mejor es quemar todas tus pertenencias y salir huyendo de casa.

Destruye tu vivienda. Una vez hayas destruido todo lo que hay en su interior, llega el momento de destruir también sus cimientos. Convierte tu vivienda en una bola de fuego y aléjate de ella muy despacio y sin mirar atrás en ningún momento. Serás como el héroe de una película que derrota al malo en el último segundo.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.