- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Un árbol de Navidad tirado en la calle cree que las bolsas de basura a su alrededor son regalos

ESTÁ CONVENCIDO DE QUE UNA FAROLA PARPADEANTE SON SUS LUCES

Aunque lleva semanas pudriéndose a la intemperie, alejado de la casa que le dio cobijo durante tres semanas, un árbol de Navidad tirado en la calle cree que las bolsas de basura a su alrededor son regalos y que las personas que las abren pertenecen a su nueva familia. “Más que ilusionados los veo ansiosos”, reconoce el abeto, todavía ajeno a su nueva situación.

El árbol, que pasó los mejores días de su vida en el salón de una familia con tres hijos, es incapaz de entender que su labor ya ha terminado y que su destino es descomponerse al lado de un contenedor. Sus hojas están muy marrones y se le están cayendo, pero él piensa que es una fase y que en unas semanas volverá a estar verde y saludable.

Sin ninguna bola colgando ya de sus ramas, y caído sobre cristales rotos, vómitos y orines, el árbol está convencido de que una farola parpadeante a escasos metros son sus luces. “Las luces que tenía dentro de casa estaban más curradas, pero estas tampoco están tan mal”, reflexiona desde la oscura esquina en la que ha sido abandonado.

El ayuntamiento de la ciudad ya ha pedido a los recolectores de desechos que no se deshagan del árbol hasta que noten que ha aceptado su final. “Muchos nunca lo hacen y acabamos recogiendo sus esperanzados cadáveres”, explican estos trabajadores.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones