- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Primera crisis del nuevo Gobierno: Sánchez e Iglesias no se ponen de acuerdo sobre el restaurante en el que celebrar la investidura

UNIDAS PODEMOS SIGUE VALORANDO LA MEJOR OPCIÓN VEGANA

«Yo al Arahy no voy, es el restaurante de Rajoy y del IBEX-35». Así de tajante se ha mostrado Pablo Iglesias a la salida del Congreso esta tarde, minutos después de la investidura de Pedro Sánchez. El líder de Unidas Podemos se negaba rotundamente a aceptar la propuesta de los socialistas en plena negociación para decidir en qué establecimiento tendría lugar la comida de celebración. Sánchez ha insistido en que «no podemos ir a un bar cutre y generar preocupación en los mercados».

La discusión entre el PSOE y sus socios de Gobierno ha tenido lugar a las puertas del Hemiciclo, hasta que Adriana Lastra ha propuesto volver a los despachos del Congreso y salir «habiendo decidido ya adónde vamos, que hace mucho frío para estar aquí plantados».

«Tengo hambre, joder», se quejaba Carmen Calvo, irritadísima, al tiempo que Pablo Echenique vetaba varias propuestas de restaurante sin accesos adaptados y Gabriel Rufián presionaba para que cada uno se pagara lo suyo. La propuesta de Alberto Garzón de ir a un local de 100 Montaditos ha sido ignorada por el total de los participantes en el debate.

«Pues cada uno a su puta casa», zanjaba el presidente del Gobierno, aclarando que «cuando tengo hambre me pongo de muy mala hostia». Iglesias replicaba que «es muy fácil optar por el cada uno en su casa cuando se vive en el Palacio de La Moncloa». Sánchez se encontraba ya en su coche oficial cuando el vicepresidente defendía su argumento.

En estos momentos, Unidas Podemos discute al margen de los socialistas qué opción vegana es la mejor, pero se teme que el acuerdo llegue cuando todos los locales hayan cerrado, por lo que se impondría una meriendacena en el Vips.