- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Los melones desarrollan puños para defenderse de las señoras que los golpean

ALGUNOS EJEMPLARES HAN APRENDIDO A SUSURRAR INSULTOS COMO "PUTA VIEJA"

Los melones se están adaptando gradualmente a la costumbre de algunas compradoras de golpearlos para comprobar si están suficientemente maduros. Tras años recibiendo palmadas y en muchos casos golpes fuertes, numerosos ejemplares empiezan a crecer con una suerte de puños con los que pueden defenderse de los azotes.

“¿Quieres saber si estoy maduro? Ven, ven”, dicen amenazantes algunos melones, que en los últimos años han adquirido la capacidad de susurrar con voz grave para sobrevivir en el duro y competitivo entorno de los mercados municipales. «Como vuelvas a llamarme ‘piel de sapo’ te saltarán todos los dientes”, insisten los melones más salvajes, escandalizando a no pocas compradoras, que en ocasiones reciben graves insultos como «puta vieja».

«La naturaleza es sabia, lo cual quiere decir que no es gilipollas», explica un experto biólogo de la Universidad Complutense de Madrid. «La paciencia tiene un límite y las especies acaban aprendiendo a defenderse, los menos adaptados que ponen la otra mejilla se extinguen y la mutación de los puños amenazantes se ha acabado imponiendo», argumenta, añadiendo que «nos lo hemos buscado».

Algunos biólogos marinos creen que, en cuestión de meses, algunos peces empezarán a nadar hacia los inodoros de occidente para devolver las toallitas húmedas que muchos arrojan al mar, aprendiendo incluso a decir «Toma, creo que esta mierda es tuya».