- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Con la ola de frío, Protección Civil aconseja acortar las despedidas a solo 180 minutos

DECIRSE ADIÓS A LA INTEMPERIE PUEDE PROVOCAR LA MUERTE POR CONGELACIÓN

Aún entendiendo que para los españoles será duro decirse adiós abruptamente, el Gobierno ha recomendado a la ciudadanía que no alargue las despedidas más de 180 minutos debido a las inclemencias del tiempo. “Hay que decir ‘nos vamos’ y luego alargar la conversación un máximo de tres horas, porque el riesgo de morir de congelación en la calle es elevado”, explica Carlos Conesa, portavoz de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias.

Según dice, no se está pidiendo a la población cortar la conversaciones en seco porque son conscientes de que es imposible, pero nadie debería estar más de 180 minutos divagando, dando abrazos y besando a todo el mundo en plena calle. “Entre que se pronuncia ‘debería ir tirando’ y efectivamente alguien se marcha no tienen que transcurrir más de tres horas”, explica Conesa. «Lo normal es despedirse, recuperar un tema de la conversación, salir a la calle, seguir despidiéndose, contar un chiste… Pero, con este tiempo, ese proceso no debería alargarse más de tres horas, especialmente si la calle está inundada y el agua nos llega a la cintura”, detalla.

“Si tras despedirnos comprobamos que la persona con la que estábamos va en la misma dirección, rogamos a la población que dé por buena la primera despedida y no vuelva a repetir la operación porque el riesgo de congelación es real”, sentencia el portavoz de la institución. 

La recomendación no afecta a Andalucía, donde las temperaturas no son tan extremas y, por lo tanto, los ciudadanos pueden seguir alargando las despedidas durante dos y tres días. En Cataluña, en el hipotético caso de que alguien tenga amigos y haya decidido verlos, Protección Civil entiende que la despedida durará lo habitual en esos casos excepcionales: 0,4 segundos.