- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Cientos de mandatarios de todo el mundo se ven obligados a hablar del tiempo al coincidir en el mismo edificio

ES UNA SITUACIÓN INCÓMODA

Sin saber muy bien de qué hablar, cerca de 30.000 delegados y 200 mandatarios de alto perfil de todos los países del mundo se han visto obligados a comentar el tiempo que hace en Madrid y en el resto del planeta al coincidir durante días en un mismo edificio y cruzarse en vestíbulos, pasillos y salas de conferencias. Los líderes tienen poco en común unos con otros, por lo que se limitan a hablar “de que hace mucho calor, de que llueve mucho y de que el tiempo está como loco”, según informa uno de los asistentes.

Dado que apenas se conocen, los políticos balbucean frases vacías de sentido en torno a la temperatura y a lo difícil que está todo tratando de no quedar en ridículo unos con otros. “No sabes qué decir y acabas hablando de que si hace frío pero no tanto frío como antes”, explica un delegado alemán que lleva días evitando coincidir en el ascensor con otros asistentes.

Los políticos de los países más contaminantes del mundo, que no están presentes en el edificio, están al teléfono unos con otros conversando animadamente sobre dinero y proyectos en común.