- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

¿Que las paredes griten y sangren es motivo de peso para mudarse?

NUESTROS EXPERTOS TE ASESORAN

Sentirse cómodo en el hogar es básico. Debido a los altos precios del alquiler en España, antes de cambiar de vivienda hay que valorar bien los pros y los contras. Muchos propietarios e inquilinos cometen el error de mudarse a la primera de cambio cuando las paredes de su casa empiezan a gritar y a sangrar, y a la larga se arrepienten. A continuación, nuestros expertos de Idealista te explican por qué no debes cambiarte de casa cuando ese terrorífico fenómeno paranormal se manifiesta en tu vivienda.

Los gritos te harán sentir siempre acompañado. En las casas normales la gente se siente sola y camina por los pasillos en silencio sin que nadie le hable. En una casa en la que las paredes gritan y sangran uno jamás tiene tiempo para aburrirse.

El color rojo de la sangre le dará un tono distinguido a tu vivienda. Pintar es una de las actividades más aburridas y monótonas del hogar. Si tus paredes sangran cada día, colocar el suficiente número de periódicos en el suelo será suficiente para mantener tu casa colorida.

Tu casa se revalorizará gracias a la visita de Cuarto Milenio. Por muy incómodo que resulte ser objeto de constantes insultos y amenazas por parte de tus ensangrentadas paredes, recibir la visita del equipo de Cuarto Milenio hará que tu casa multiplique por dos su valor.

Podrás desahogarte insultando tú también a las paredes. En las casas normales, si te pones a gritar e insultar a las paredes darás la impresión de estar loco, pero si tus paredes te gritan e insultan a ti primero simplemente parecerá que les respondes.

No tendrás que preocuparte por echar a las visitas. Jamás tendrás que preocuparte porque las visitas tarden en irse de tu casa: nada más ver tus paredes saldrán corriendo sin mirar atrás.

Ningún ladrón se atreverá a entrar a robar. No hay mejor alarma de seguridad que unas paredes que gritan y sangran 24 horas al día. Ningún ladrón se atreverá a entrar a robar por miedo a que el ente diabólico que convive contigo decida tomar represalias.

Moriste hace años y estás encerrado entre esas cuatro paredes para el resto de la eternidad, por eso gritan y sangran de esa manera. Da igual que te mudes porque los fenómenos paranormales de tu vivienda están provocados por ti y te seguirán donde quiera que vayas porque eres un muerto atrapado en el mundo de los vivos.