- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Los catalanes pretenden boicotear las elecciones no votando al Partido Popular

LOS RADICALES QUIEREN DEJAR A ESPAÑA SIN PABLO CASADO

El independentismo más radical lleva semanas alentando un boicot al 10-N con acciones de protesta en los colegios electorales que consisten en no votar al Partido Popular e impedir así que Pablo Casado, el candidato más preparado para liderar España, se haga con la presidencia del Gobierno. Una suerte de venganza por la respuesta del Estado para impedir el referéndum ilegal del 1-O y por la sentencia condenatoria del Tribunal Supremo.

Las facciones más antisistema llevan semanas llamando públicamente al «boicot a las elecciones españolas negando el voto a la candidatura popular» para «restar el máximo de legitimación al nuevo Congreso y poder plantear abiertamente el ejercicio del derecho de autodeterminación, que pasa por laminar el poder central del Estado en nuestro territorio». Los antisistema están muy bien organizados y saben perfectamente que, si mantienen a Casado alejado de La Moncloa, podrán romper impunemente España.

En estos momentos, todos los esfuerzos del separatismo se centran en dejar a España sin Pablo Casado, conscientes de que una España sin Pablo Casado es una España más débil. Al igual que un Pablo Casado sin España es un Pablo Casado más débil, ya que ambos entes están hechos el uno para el otro y se retroalimentan funcionando como un solo ser.

Lo que la mayoría de estos radicales desconoce es que la Ley Orgánica de Régimen General (Loreg) establece penas de prisión de entre seis meses y tres años o multa de 12 a 24 meses para «quienes impidan o dificulten injustificadamente la entrada del Partido Popular en el Gobierno».