- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Le corta los dedos de la mano a su novio cansada de que salgan en todas sus fotos

"EN VEZ DE CORTAR CON ÉL HE CORTADO LAS PARTES DE ÉL QUE NO ME GUSTAN", DICE

Después de tener que borrar todas las fotografías de su viaje a Roma, algo que ya había hecho previamente con las de sus viajes a París y Nueva York, Elisa Trujillo, una joven natural de Santander, ha dicho basta y le ha cortado los dedos de la mano a su novio, cansada de que se cuelen en todas sus fotos.

“No puedo estar con una persona con tantos dedos”, se justifica. El perfil de Instagram de la mujer parece un páramo en el que apenas hay imágenes, lo que sin duda genera la sensación de que su vida es aburrida y de que nunca sale de casa. “Siempre se meten en medio sus dedos y llevo años sin poder subir fotos a Internet”, lamenta. “Estoy muy enamorada, por eso en lugar de cortar con él he preferido cortar las partes de él que me molestan”, se sincera.  

Elisa solo le ha dejado a su novio los índices y los pulgares. “Con esos cuatro dedos podrá seguir haciendo vida prácticamente normal y además podrá sacarme mejores fotos”, explica. El joven reconoce que las amputaciones fueron menos dolorosas de lo que se esperaba y confía en poder empezar a sacar mejores fotos ahora que no hay tantos obstáculos.

A día de hoy, según un equipo de psicólogos de la Universidad de Salamanca, lo que más valora una mujer en un hombre es su capacidad de sacarle buenas fotos. «Muy pronto, solo los mejores fotógrafos podrán aparearse, lo que provocará la aparición en el futuro de la especie Homo Fotografiensis, que destacará por su enorme habilidad para realizar encuadres y controlar los niveles de luz», informan.

Una vez cicatrizados los seis muñones, el novio todavía se las ha ingeniado, nadie sabe cómo, para que la yema de uno de sus únicos cuatro dedos vuelva a colarse entre el objetivo y su novia. «Lo mejor es cortárselos todos y que aprenda a sacar las fotos con los pies», argumenta Elisa.