- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Las máquinas expendedoras del hospital dejarán de vender refrescos y ‘snacks’ para ofrecer cosas saludables como corazones, riñones y suero fisiológico

LOS PACIENTES CON HAMBRE PODRÁN SOLICITAR TRANSFUSIONES

Argumentando que no era lógico ofrecer en el propio centro productos que perjudicaran la salud de los pacientes, los hospitales españoles han anunciado su intención de sustituir las palmeras de chocolate, los refrescos azucarados y las patatas fritas de sus máquinas de ‘vending’ por órganos, suero fisiológico y bolsas de sangre. “Se trata de ser coherentes y ofrecer a los pacientes lo que esperarían encontrar en un hospital”, explica una portavoz del Ministerio de Sanidad.

Muchos médicos han aplaudido una medida que llevaban mucho tiempo reclamando. “No puede ser que vendamos en el propio hospital productos que saturan las arterias cuando lo que tenemos que vender son, precisamente, arterias”, dice la cardióloga Matilde Chomón, de Valencia. Los hígados y corazones que se pueden encontrar en las máquinas se seleccionan mediante el panel numérico y caen a la bandeja de recogida, como si fueran una chocolatina.

“A veces se quedan atascados y hay que golpear la máquina o meter monedas para sacar un segundo órgano interno que golpee al primero y al final caigan los dos, pero es muy cómodo”, comenta un paciente del Centro de Salud San Pablo de Valladolid. Los pacientes que se acerquen a la máquina por hambre y no porque necesiten un trasplante podrán optar por la botella de dos litros de suero fisiológico. 

Respecto a las cafeterías y restaurantes de los centros, el Ministerio ha aclarado que los únicos productos que podrán servir son café descafeinado, sopa sin sal, supositorios y prótesis de cadera.