- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

La persona que está delante de ti en el microondas del trabajo advierte de que necesitará dos horas para cocinar toda su caldereta de cordero

DEBERÍAS HABER PEDIDO TURNO POR MAIL, COMENTAN OTROS COMPAÑEROS

“Ahora va Laura, luego Isabel y luego yo, que solo tengo que cocinar una caldereta durante dos horas con los cinco kilos de cordero que he traído en la fiambrera”, te ha informado Rubén, de contabilidad, que va justo delante de ti en el turno del microondas y que ha vuelto a traer todos los ingredientes crudos al trabajo porque, según dice, es “un momento” prepararlo todo en la oficina.

“Al final hay que improvisar para comer algo, qué estrés”, ha dicho pidiendo que te esperes hasta las cinco de la tarde para calentar tus lentejas.

“Nada, es un momento”, ha insistido Rubén descuartizando el cordero y picando la cebolla en juliana mientras ocupaba todo el espacio de trabajo disponible en la cocina de la oficina. Tu compañero de trabajo lamenta que no te pueda dejar pasar delante de él porque tiene mucha prisa para una reunión.

“Me voy a comer la caldereta delante del ordenador en dos mordiscos, en cuanto esté cocinada de aquí a dos horas… uf, voy de culo. Lo siento, colega”, te ha dicho. También dice que es una pena no poder poner el microondas a máxima potencia para darse más prisa porque entonces la carne queda “un poco correosa”. 

A última hora, Marisa, de contabilidad, ha precisado que después de Rubén y justo antes de ti va ella, que ha pedido el turno esta mañana a primera hora por mail. “Será un momento, solo voy a cocinar una paella de pescado y eso son 40 minutos para el sofrito, 17 para el arroz y tres para el socarrat”, te ha explicado, insistiendo en que no te puede dejar pasar porque tiene mucho trabajo y probablemente acabe comiéndose la paella también frente al ordenador.