- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

El hijo de una abogada se queda sin asignación por un defecto de forma en la solicitud

EL NIÑO PRESENTARÁ UN RECURSO DE APELACIÓN

En lugar de hacer el requerimiento según los cauces habituales, el pasado viernes, Enrique Chozas, de nueve años de edad, interpeló a su madre, abogada de profesión, vía oral y no escrita para hacerse con su paga semanal, cayendo en un error burocrático que le puede costar muy caro. A falta de confirmación en segunda instancia, el hijo de la abogada se ha quedado sin su asignación de 15 euros, con los que pretendía ir al cine y a tomar un refresco, debido a un defecto en la forma de la solicitud.

Según fuentes cercanas a la familia, Chozas demandó la cantidad económica a su madre cuando se encontraba ya delante del espejo de la entrada dispuesto a salir a la calle. “El artículo siete epígrafe cuatro de la constitución firmada por todos los miembros de la casa establece claramente que las asignaciones semanales deben ser solicitadas por escrito y al menos con un periodo de tres días hábiles de antelación”, asegura su madre.

El niño ha anunciado que presentará un recurso de apelación alegando incongruencias en la sentencia establecida por su madre. “Confío en el sistema de derecho y estoy convencido de que un tribunal superior me dará la razón”, ha expresado desde la puerta de los juzgados. Aparte del recurso, Enrique también interpondrá una denuncia alegando que, por una valoración errónea de los hechos, se ha quedado sin ver la película “Mascotas 2”, lo que le ha generado perjuicios personales. “Mi popularidad en el colegio ha bajado considerablemente desde que se produjeron los hechos”, lamenta.

Debido a su reducida edad, el pequeño ha tenido que contratar a su propia madre como abogada, de manera que ahora ella tendrá que litigar consigo misma en el juzgado, asumiendo las costas de ambas partes, lo que le hará perder mucho más de los 15 euros que se negó a entregar a su hijo.

Al cierre de la edición, se ha sabido que el niño también está siendo investigado por no declarar diez euros que su abuela le metió en el bolsillo durante su última visita en el mes de septiembre.