- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Una madre lanza un posavasos como un ninja desde el otro lado del salón para evitar que se estropee la madera de la mesa

DESPUÉS SE ARRASTRÓ POR EL SUELO PARA IMPEDIR QUE LAS MIGAS DE UNA GALLETA CAYERAN SOBRE LA ALFOMBRA

Apenas un segundo antes de que el frío cristal de un vaso lleno de agua contactase con la superficie de la mesa del salón, una madre ha lanzado un posavasos como un ninja desde el otro lado de la habitación y ha conseguido evitar que se estropee la madera. Los hechos han transcurrido en el domicilio privado de la familia Fonseca Heraldo, en el barrio Arcosur de Zaragoza, en el transcurso de una merienda informal que estaba llevando a cabo el hijo mayor con varios amigos.

Según testigos presenciales, la madre entró corriendo al salón, saltó por encima del sofá, dio una voltereta en el aire y antes de aterrizar en el suelo comenzó a tirar los posavasos con una precisión absoluta. “El posavasos apareció debajo de mi vaso sin que me diera cuenta”, relata su hijo mayor. Además del posavasos de su hijo, a la madre le dio tiempo a lanzar otros tres proyectiles que se colocaron justo debajo de las bebidas de sus amigos. “Mi vaso estaba a menos de un centímetro de distancia de la mesa, todavía no sé cómo demonios ha podido hacerlo”, explica uno de los presentes.

Sin tiempo para relajarse y estando todavía en posición de alerta con los brazos estirados y las rodillas flexionadas, la madre detectó que uno de los invitados se llevaba una galleta a la boca, así que se lanzó por el suelo para impedir que las migas cayeran sobre la alfombra, llegando otra vez justo a tiempo. “Por favor, comed las galletas con cuidado”, dijo sacando la cabeza por debajo de la mesa.

A última hora de la tarde, cuando los invitados ya estaban a punto de irse, la madre todavía tuvo tiempo de colarse en el baño y bajar la tapa del váter justo antes de que una de las amigas de su hijo se sentara.