- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Un bocadillo paranoico se envuelve a sí mismo en papel de aluminio

CREE QUE HAY GENTE QUE LE ESTÁ OBSERVANDO Y QUE QUIERE COMERLE

“Vienen a por mí. Sé que vienen a por mí”, se repetía a sí mismo una y otra vez esta mañana un bocadillo paranoico mientras se envolvía a sí mismo en papel de aluminio de manera torpe y apresurada, según han informado fuentes de la cocina. El bocadillo, hecho de pan rústico y relleno de salchichón y queso, en estos momentos se encuentra totalmente cubierto de papel de plata con la esperanza de pasar desapercibido.

Los bocadillos de su entorno consideran que se ha vuelto loco y muchos se han estado riendo de él, especialmente uno de pan de molde relleno de chorizo de Pamplona que lleva días endureciéndose encima de una mesa. “Nadie nos va a comer, estás haciendo el ridículo”, le ha dicho. “Llevo aquí un montón de tiempo, los humanos me han visto y ni me han tocado”, ha insistido minutos antes de ser tirado a la basura.

Ignorando los comentarios de los demás, el bocadillo paranoico se ha mantenido en sus trece y sigue totalmente convencido de que hay gente que le está observando y que quiere comerle. “Hay una conspiración mundial que pretende comernos a todos”, ha advertido sin ser escuchado. “Nos meterán en mochilas, nos llevarán al monte y allí nos abrirán y nos comerán”, ha gritado desesperado, provocando las risas y burlas de los demás bocadillos.

Al cierre de la edición, fuentes del «exterior» han informado de que el bocadillo ha sido abducido y, posteriormente, devorado.