- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Revisa los mensajes privados que ha mandado en Twitter y comprueba con tristeza que su pene ha ido envejeciendo

"TIENE ARRUGAS QUE ANTES NO ESTABAN", ADVIERTE

«Quién le ha visto y quién le ve», susurraba melancólico David S. esta mañana mientras revisaba el historial de conversaciones privadas de su cuenta de Twitter. El repaso a todas las fotografías no solicitadas de su miembro que ha ido mandando a mujeres en los últimos cinco años ha evidenciado que el tiempo pasa también para sus genitales: «La primera ‘fotopolla’ transmite una alegría que se ha ido perdiendo sin que apenas lo advirtiera, ya no hay tanto brillo en las fotos más recientes, supongo que la frustración que genera que te dejen en leído influye y ahora el pene está más arrugado y caído», admite.

David S. nunca había reflexionado sobre el hecho de que los penes también maduran. «Hace meses que mando fotos de mi pene sin ilusión, mecánicamente y por rutina», reconoce. «Nos hemos hecho mayores», dice. La soledad ha hecho mella y ahora ya son pocas las veces que sus instantáneas reciben respuestas airadas. El silencio suele ser la única réplica. «Supongo que estoy en esa edad en la que te vuelves invisible y ya no das ni asco», comenta abatido.

«Pero oye, las ves todas juntas y parece un proyecto artístico», concede el tuitero. «Esas fotos diarias de mi polla, vistas en conjunto, llaman a la reflexión, transmiten lo efímero de la existencia», argumenta, animándose a sí mismo.

El hombre planea ahora «meter todas las fotos en un zip y mandarlas por privado al Guggenheim, a ver si les ven recorrido».