- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

La película que grabó una gaviota al robar una GoPro a un turista recibe una ovación en el festival de cine independiente de Aspen

LA GAVIOTA YA HA FICHADO POR MARVEL

La espectacularidad, los excelentes movimientos de cámara y la apología del azar de GoPro STOLEN by a SEAGULL!!!! han triunfado en el Festival de cine independiente de Aspen, donde la película ha sido recibida con una ovación de 15 minutos. La gaviota que dirigió el film asistió al festival junto a James Spalden, dueño de la cámara y productor ejecutivo del vídeo.

Spalden ha explicado que inicialmente pensó en presentar una denuncia, pero cuando vio el material entendió que la gaviota no era un ladrón «sino un artista con una necesidad irreprimible de expresarse, cueste lo que cueste». La gaviota no ha hecho declaraciones ni ha querido posar en el photocall con los asistentes, optando en su lugar por robarles la comida cuando se la iban a llevar a la boca. Sus fans, lejos de tomárselo mal, lo han celebrado como prueba de que, pese al éxito, el ave se mantiene fiel a sí misma.

«¡¡¡Gaaaahhhhhhhh!!! ¡¡¡Ahhhhhh!!! ¡¡Ñeeeeeehehehehehehe!!! ¡¡Aghcacaca!!!», comentó la gaviota al escuchar los entusiastas aplausos, que se prolongaron durante un largo rato.

Es pronto para hacer predicciones, pero algunos críticos ya se han aventurado a afirmar que el plano en el que Spalden aparece corriendo detrás de la gaviota por el paseo marítimo mientras se le caen los pantalones o el momento en el que la cámara solo muestra el cielo azul durante veinte minutos dejarán una marca indeleble en la historia del cine. Marvel ha anunciado un acuerdo con la gaviota para que dirija y protagonice una de las entregas de su universo cinemático.

Otra de las películas más aplaudidas en el festival ha sido un mediometraje de 35 minutos del director Francis Ford Coppola que muestra la pantalla completamente en negro mientras se puede escuchar al director de El Padrino comer en un Taco Bell. La película termina con un primerísimo primer plano de Coppola mirando el móvil y diciendo «oh, fuck» al darse cuenta de que tenía la cámara encendida.