- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

La camarera pregunta a los comensales si están seguros de que no quieren tomar apuntes mientras ella explica el plato

“OTRA OPCIÓN ES QUE GRABEN LO QUE DIGO Y PUEDAN REPASARLO LUEGO SI NO SABEN CÓMO COMERSE EL PLATO”, HA DICHO

Mostrándose preocupada por el hecho de que no hay nadie tomando notas, una camarera se ha visto obligada a aconsejar a sus clientes que apunten lo que va explicando de los platos, según informan fuentes cercanas al restaurante barcelonés “Espai Füssion”.   

“Los huevos están cocidos a baja temp… ¿Seguro que no necesitan apuntar lo que digo? No cuesta nada tomar unas notas de lo más importante, es mucha información…”, ha dicho la camarera, según las mismas fuentes. “A ver, les comento… El pollo es pollo, pero la gamba no es exactamente gamba, parece una gamba pero en realidad es poll… Miren, no pienso decir nada más hasta que todo el mundo me esté escuchando porque no quiero tener que repetirlo y además es muy interesante”, ha insistido.

Los testigos también comentan que la camarera se ha callado unos segundos para asegurarse de que todo el mundo estaba escuchando. “Almejas de carril con sorbete de apio y lima. ¡Sorbete de apio y lima, sí! ¿Cómo lo hemos hecho? Pues la historia se remonta al siglo XIX, cuando las importaciones de lima estaban en alza y… Es que si no hay nadie apuntando parece que no les importe una mierda, con perdón, cómo hemos hecho el sorbete”, ha dicho indignada. 

La camarera, según se ha podido saber, ha preguntado a los comensales si todos han entendido cómo el chef logra que la salsa sea tan melosa “pero sin perder consistencia” y luego ha amenazado con borrar el esquema que ha dibujado en la pizarra para explicarlo todo.

A última hora, la camarera ha pedido a los comensales que la acompañen al aula 65, donde están los materiales, para explicarles cómo es el vino y por qué vale 86 euros cada botella.