- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Rafa Nadal llega a la oficina medio dormido porque se quedó jugando hasta las tantas

Esta mañana Rafael Nadal ha llegado cinco minutos tarde a la oficina de Bankia en la que trabaja. El manacorí ha pasado toda la mañana medio dormido porque la noche anterior se quedó jugando hasta las tantas. “Es un chico muy responsable, pero de vez en cuando, especialmente los lunes, se presenta en la oficina con grandes ojeras y signos de agotamiento”, explica Raúl Gutiérrez, director de la sucursal y jefe de Rafa.

Según sus compañeros de trabajo, Nadal se ha pasado toda la jornada sentado detrás del ordenador sin apenas hablar con nadie. “Solo se ha levantado para ir al baño a secarse con una toalla y para leer un periódico deportivo en la máquina de café”, reconoce el compañero que se sienta justo en la mesa de enfrente. En la compañía entienden que cada empleado pueda tener sus hobbys, pero ya le han dado un toque a Nadal por acostarse tan tarde. “Es un chico muy válido, pero pensamos que debería centrarse un poco más y ser más profesional”, expresa Gutiérrez con cierto tono paternal.

Rafa Nadal conquistó ayer su cuarto título de US Open y su decimonoveno título de Grand Slam, convirtiéndose en el segundo mejor tenista de todos los tiempos, pero su gesta se vio empañada por esos cinco minutos de retraso a la hora de fichar en la oficina. “Qué pasa, Nadal, otra noche con la pelotita, ¿no?”, le recriminó el jefe nada más verlo entrar. “Perdone, señor Gutiérrez, mi idea era acabar a las doce, pero el ruso con el que estaba jugando me empezó a liar y cuando me quise dar cuenta ya pasaban de las tres de la madrugada”, trató de explicarse el de Manacor. «Ay, los rusos, Rafita, los rusos… busca amistades normales y te irá mejor», replicó su superior.

A estas horas de la tarde, Rafa Nadal se encuentra haciendo horas extras para ponerse al día con el trabajo que le queda pendiente. El tenista ya ha mandado un correo a Recursos Humanos preguntando si habría algún problema en pedirse un lunes libre a finales del próximo mes de enero, ya que le gustaría viajar a Australia para conseguir igualar a Roger Federer en número de grandes.