- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Los Pet Shop Boys dejan la música para centrarse en la tienda de mascotas, que les da más dinero

El dúo británico de pop electrónico Pet Shop Boys, integrado por Neil Tennant y Chris Lowe, deja la música para dedicar el cien por cien de la jornada laboral a su tienda de animales «Pet Shop», situada en Chelsea. El establecimiento hace años que les procura mayores ingresos que la música, y la necesidad de irse de gira con mascotas que no podían dejar solas en la tienda estaba dificultando mucho la organización de los conciertos.

«El mes pasado, en Manchester, dieron un concierto con un loro que no dejaba de repetir sus estribillos en el backstage», explica su manager, que se encarga también de mantener limpias las jaulas. «Es un estrés, aunque seas una estrella del pop no te puedes presentar en la suite de un hotel con doce jaulas llenas de animales que compraste el día anterior en la feria de exóticos de Birmingham», reconoce Tennant. «El año pasado saltó la alarma de la tienda en pleno show y nos tuvimos que ir pitando», añade. El manager recuerda también el momento en el que un grupo de seguidores liberó a varias palomas durante un recital y los músicos «saltaron como locos del escenario para recuperarlas y venderlas luego en la tienda». Tennant lo confirma: «Es que se venden muy bien, lo de la colombofilia es todo un mundo, ríete tú del lobby gay».

«La música es mi vida y adoro a nuestros fans, pero si puedo hacer algo por un animal enfermo, que se quite todo lo demás», comenta Lowe mientras extrae con unas pinzas una garrapata pegada en el lomo de un fox terrier. «Mira este, mira qué contento está porque le he dado una chuche; y no sabe ni quién soy, le da igual que tenga un Grammy o dos o tres, lo que quiere es la puta chuche», comenta. Recuerda el músico que la gira del disco «Bilingual» tuvo que posponerse dos veces porque les tocó cuidar de los perros de Kylie Minogue, «que antes que compañera es clienta».

Los autores de «West End Girls» y «It’s a Sin» se encontraron en un callejón sin salida este año al intentar cuadrar el calendario de conciertos con el calendario de vacunaciones. «En ese momento dijimos basta, por quinientos euros al mes que nos sacamos con Spotify no merece la pena, la gente no mira el dinero cuando se trata de cuidar de sus mascotas, en cambio con los discos es distinto, y yo lo entiendo», argumenta Tennant. El artista se ha acostumbrado a comparar los beneficios de los discos con lo que gana vendiendo perros. «Con ‘Please’ ganamos el equivalente a mil trescientos samoyedos, que no está mal, pero lo que nos sacamos con el último disco lo ganamos en la tienda en dos tardes», concluye.

«A los animales no creas que les apasiona nuestra música, se ponen muy nerviosos», zanja Lowe mientras ordena la estantería de los collares antiparasitarios.