- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Los catalanes han escondido las urnas de las próximas Generales

El Ministerio del Interior ha difundido esta mañana una nota en la que informa de «graves incidencias detectadas en el inicio de la organización de las próximas Elecciones Generales del 10 de noviembre». Al parecer, se ha producido una «sustracción o destrucción de material electoral, principalmente urnas pero también cabinas de votación». Los almacenes donde se encontraba todo este material, en las afueras de Madrid, «fueron allanados por un numeroso grupo de personas con barretina y lazos amarillos en la solapa», reza el comunicado. Todos ellos aparecen en las grabaciones de las cámaras de seguridad del recinto asaltado, las cuales están siendo analizadas en estos momentos por las autoridades.

El incidente ha activado el despliegue de los miembros de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, centrados ahora en la localización y recuperación de las urnas que, presumiblemente, están ahora mismo en territorio catalán. El Ejecutivo ha preguntado formalmente a la Generalitat de Cataluña si su departamento de Interior tiene constancia de la existencia de un grupo vandálico dispuesto a sabotear los comicios, relacionado quizá con los llamados CDR, a lo que el propio Quim Torra ha respondido que «no sé de qué me están hablando».

«Dónde están. Lo preguntaremos una sola vez», sentenciaba amenazante un portavoz de la Guardia Civil hace unas horas en declaraciones a la cadena COPE, al tiempo que exigía la colaboración de los Mossos d’Esquadra. La sospecha de que «han sido los catalanes» se ha extendido ya incluso entre la ciudadanía, especialmente porque en Cataluña nadie ha hecho esfuerzos por negar las acusaciones. «Trabajamos con la hipótesis de que los catalanes están intentando pagar al Estado con su misma moneda, sería la primera vez que pagan algo voluntariamente», declaraba el titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Fuentes del Ministerio de Hacienda sugerían «buscar en Suiza y en Andorra, donde normalmente esconden los catalanes las cosas de valor».