- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

La abuela ha vuelto a decir otra cosa súper racista pero le quedan solo 10 o 15 años de vida así que da igual

Considerando que no merece la pena corregir sus sentencias porque se morirá pronto, una familia ha decidido limitarse a reír nerviosamente e ignorar el comentario exageradamente racista que acaba de hacer la abuela, según han informado fuentes cercanas al lugar de los hechos, el restaurante chino Hai Chang de Toledo.

“La abuela ha sido bastante racista pero no pasa nada porque se morirá en algún momento y todo el mundo se hace cargo de que intentar debatir con ella es una batalla que no merece la pena”, ha explicado a los periodistas su hijo Mateo, de 53 años.

Según Mateo, el silencio familiar es la manera de pedir un poco de paciencia a las comunidades que se puedan sentir un poco ofendidas o incómodas. “Lo mejor es esperar y esto se solucionará solo porque mi madre tiene 87 años, es cuestión de tiempo”, reitera.

«Hace cincuenta años, eso que ha dicho y que atenta contra la dignidad de la vida humana no era racista porque se decía todo el tiempo y estaba completamente OK. Y si le quedaran cuarenta años por delante aún lo corregiríamos pero, siendo realistas, para lo poco que le queda…”, añade el hijo de la mujer, comprometiéndose a mantener a su madre viva “pero también callada” en la medida de lo posible.

Al cierre de la edición, la abuela ha preguntado a la camarera si en el restaurante hay un lavabo de chinos y otro de españoles o si está todo mezclado.