El Ministerio de Sanidad ha anunciado esta semana que la marca de licor Jägermeister tendrá que poner fotos de bebés en sus botellas a modo de advertencia. La medida se ha adoptado después de que, desde el Ejecutivo, se detectara un significativo aumento de embarazos no deseados entre los españoles jóvenes que consumen esta bebida alcohólica.

“Hemos estado estudiando las causas y al final hemos llegado a la conclusión de que es por el Jägermeister”, ha declarado María Luisa Carcedo, ministra de Sanidad en funciones. La marca alemana empezará a incorporar las fotos de los niños esta misma semana para tratar de disuadir a los bebedores. Muchos usuarios se han quejado de que las imágenes de los bebés son demasiado explícitas y de que resultan desagradables, pero esa es precisamente la intención de las autoridades.

“Beber puede procrear”, rezarán los avisos impresos en las etiquetas de este licor amargo. Desde el Ministerio se pretende reducir el número de embarazos no deseados en un 60%. “Muchos jóvenes empiezan a beber sin ser conscientes de que un bebé puede aparecer en cualquier momento y arruinarte la vida”, explican desde la Organización Mundial de la Salud (OMS). Las botellas también llevarán fotos de padres y madres para mostrar el deterioro de la salud que provoca el consumo de este producto.

En cuanto se ponga en marcha esta medida, el Gobierno comenzará a trabajar activamente en la colocación de imágenes de personas tristes y muy solas en todos los cigarrillos electrónicos para disuadir a quienes los fuman.