- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Glovo asegura que reanudará su servicio en cuanto termine la Vuelta a España y se incorporen de nuevo los repartidores

Los miles de españoles que no saben cómo desplazarse físicamente a sus restaurantes favoritos están viviendo sus semanas más duras. Todos los pedidos que efectúan a Glovo se están acumulando en una lista de espera que no avanza, provocándoles serios problemas de inanición. La empresa ya ha salido al paso de las protestas asegurando que reanudará su servicio en cuanto termine la Vuelta a España y se reincorporen de nuevo los repartidores.

Los «riders» de Glovo vivirán la última etapa de la carrera este fin de semana en una de las ediciones de La Vuelta más duras que se recuerdan. Cargados con menús XXL de diferentes hamburgueserías, con todo tipo de platos de comida china y con calientes pizzas a la espalda, los ciclistas han subido los puertos de montaña más exigentes de la geografía española. “Beber Coca-Cola en lugar de agua es lo que peor he llevado”, reconoce Higuita, vencedor de la etapa 18.

Mientras no termina la competición, la compañía pide paciencia a los usuarios y les aconseja seguir la ruta de las etapas por si hubiera algún restaurante por el camino. Este año, los ciclistas están rindiendo menos por competir sin haberse quitado antes las mochilas, pero cuando lleguen a casa de sus clientes podrán entregarles gran cantidad de comida y apaciguar sus ánimos.

La primera edición de La Vuelta a España se produjo por primera vez en el año 1935, cuando un hombre muy obeso que vivía en una zona montañosa hizo un pedido tan grande a Glovo que se lo tuvieron que llevar entre varias decenas de repartidores.