- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Estos son los pasos que debes seguir para instalar fibra en tu vivienda

Adaptar tu vivienda a los nuevos tiempos es muy importante para mejorar la calidad de vida. Si estás harto de navegar lento y quieres que tu vivienda dé un salto de calidad, a continuación te explicamos qué pasos debes seguir para instalar fibra en tu casa de forma rápida, cómoda y sencilla.

Lo primero que tienes que hacer es simplemente llamar a tu compañía telefónica y contratar el servicio de fibra. Ellos enseguida se pondrán en contacto contigo para enviar a un técnico, y el técnico aparecerá en cuestión de uno o dos días en tu casa para llevar a cabo la instalación. Así de fácil y rápido.

Cuando el técnico llegue a tu casa, te dirá que necesita subir el cable por la fachada hasta la azotea del edificio y luego bajarlo hasta tu piso. Acto seguido te preguntará si tienes la llave de la azotea, a lo que tú responderás que no. Después de eso te preguntará si tienes el número de teléfono del presidente de la comunidad para pedirle la llave de la azotea, a lo que tú también responderás que no. A continuación el técnico se marchará y te dirá que, hasta que no tengas la llave de la azotea, no querrá saber nada de ti. Al marcharse enfadado le caerá un papel al suelo. Recógelo porque es el “Mapa del edificio”.

Es importante mantener la calma en este punto. Si quieres volver a ver al Técnico de la Fibra necesitas hacerte con el siguiente ítem: “Llave Azotea Edificio”. Aunque parezca que el técnico no te ha querido ayudar, lo cierto es que te ha dejado una pista muy importante al preguntarte si tienes el teléfono del presidente de la comunidad. Tu siguiente misión es ir a timbrar a tu vecino de al lado y preguntarle si tiene el número del presidente de la comunidad.

Como nunca has hablado antes con tu vecino, y de hecho has evitado saludarle durante los últimos cinco años, es imprescindible que intentes ganarte su favor o no te abrirá la puerta. Coge en tu cocina una pizca de sal y vuelve a timbrar en su piso, esa es la única manera de conseguir que te abra la puerta. En cuanto le entregues la sal, tu vecino hablará de manera cordial contigo y te entregará el ítem “Número Presidente de la Comunidad”. “No lo llames a partir de las ocho porque tiene muy mal humor”, te dirá una y otra vez. Da igual lo mucho que lo intentes, tu vecino solo repetirá ese mismo texto porque no está programado para darte más conversación.

Al caminar de vuelta hacia tu casa te encontrarás con un cartero comercial en el rellano, que te atacará lanzando folletos publicitarios (algunos, precisamente, anunciando conexiones de fibra). Utiliza los botones de dirección y pulsa “equis” y “cuadrado” para defenderte de sus golpes. No debería ser complicado imponerte. En cuanto lo venzas subirás de nivel y te notarás más rápido y más fuerte, lo que sin duda te vendrá bien a la hora de subir y bajar las escaleras del edificio.

En este punto tienes que coger tu teléfono y llamar al presidente de la comunidad. Desgraciadamente, lo que te dirá es que está fuera de vacaciones y que no puede ayudarte, pero que la vecina del tercero izquierda tiene una copia de la llave de la azotea.

Este es el momento de ir hacia las escaleras utilizando los botones de dirección y empezar a subir hasta el tercero. Nada más pisar las escaleras te encontrarás con dos testigos de Jehová que te intentarán convencer para que te unas a ellos. En la pantalla aparecerá un recuadro ofreciéndote dos opciones: Aceptar y Rechazar. Si aceptas perderás la partida porque los testigos de Jehová se quedarán con todo tu dinero y no podrás pagar la fibra. Si rechazas su oferta te atacarán lanzándote proclamas religiosas y golpeándote con la Biblia. Pulsa repetidamente el “círculo” y el «triángulo» para agarrarlos y lanzarlos por las escaleras. Cuando los derrotes subirás al nivel 3 y podrás subir las escaleras corriendo.

Como agradecimiento por liberar las escaleras de los testigos de Jehová, tu vecina del tercero te entregará el ítem “Llave Azotea Edificio” enseguida, lo que te permitirá desbloquear la parte superior del edificio en el mapa y subir hasta él. Después de tomarte una café con galletas con tu vecina, coge el teléfono y llama al técnico de la fibra.

Una vez en la azotea, el técnico te mostrará por dónde tiene que subir el cable, y te dirá que tienes que hablar con los vecinos del cuarto, del ático y del sobreático para que os dejen entrar en sus casas y así poder pasar el cable por la fachada. Acto seguido se irá diciéndote que ni se te ocurra volver a ponerte en contacto con él hasta que no tengas el permiso de tus vecinos.

Si en la parte anterior del juego tenías que hacer uso de la fuerza y la inventiva, ahora todo se centra en emplear dotes diplomáticas. Tendrás que ir piso por piso hablando con tus vecinos, pero siempre con cuidado de no pisar el suelo recién fregado por el hombre de la limpieza, pues no dudará en atacarte con violencia si se lo pisas. El técnico del ascensor también te bloqueará el paso con su caja de herramientas en algunos momentos. (Nota para expertos: si ganas las suficientes batallas a los carteros comerciales y testigos de Jehová subirás mucho de nivel y podrás derrotar al técnico del ascensor y desbloquear el uso del ascensor, agilizando mucho el trámite de hablar con tus vecinos)

Cuando consigas los números telefónicos de tus vecinos tendrás que cuadrar sus agendas para que todos se encuentren en casa en el momento en el que vuelva el técnico de la fibra. No será una tarea fácil porque hay que tener en cuenta que habrá vecinos que no se despertarán hasta las doce y otros que trabajarán fuera todo el día, por lo que necesitarás hacer muchos números y probar gran cantidad de combinaciones.

Finalmente, cuando ya dispongas de acceso a la azotea y a las casas de tus vecinos en la misma franja horaria, el técnico de la fibra comenzará a instalar el cable, pero antes de acabar te pedirá que bajes a enchufarlo al cuarto de contadores. Al bajar de la azotea al cuarto de contadores te encontrarás con todo tipo de enemigos a los que tendrás que vencer, pero lo que tienes que hacer es buscar al señor de la limpieza y luchar con él. Cuando lo derrotes te harás con el ítem “Fregona”, que tendrás que usar en el sótano para vencer al Monstruo de los Contadores y así poder enchufar el cable a la fibra.

Una vez enchufado el cable, el técnico de la fibra completará la instalación y podrás navegar a gran velocidad y sin cortes desde tu casa. Rápido, cómodo y sencillo.