¿Te ha pasado alguna vez que tienes que visitar la sede central de una compañía para hacer una entrevista de trabajo y en uno de los pasillos te encuentras con que hay un empleado que, en lugar de la tarjeta de la empresa, lleva el bocadillo colgando del cuello y entonces ya no puedes pensar en otra cosa y la entrevista te sale fatal por culpa de eso pero sigues yendo todos los días al edificio porque quieres volver a encontrarte con ese trabajador con el bocadillo al cuello para asegurarte de que lo que viste fue real y que no te estás volviendo loco?

Por supuesto que te ha pasado. Eso le ha pasado a todas las personas que han visitado las oficinas centrales de la multinacional Jenkins & Co. y se han cruzado con Fernando de Mantenimiento. Este trabajador lleva años paseándose por los pasillos con el bocadillo colgando del cuello. En lugar de mostrar su tarjeta para acceder al edificio, lo que hace es ofrecer un mordisco al responsable de seguridad.

Aunque, cuando tú te encontraste con él, su bocadillo era de queso y pavo, Fernando de Mantenimiento es un enamorado del chorizo de Pamplona, y al menos tres veces por semana el bocadillo que cuelga de su cuello está relleno de ese sabroso embutido. ¡Mucho más rico que una insípida tarjeta de plástico!

Fernando jamás hace parones para comer porque siempre tiene un bocadillo a escasos veinte centímetros de su boca. ¿Que el chorizo de Pamplona da sed? Sin problema, Fernando de Mantenimiento siempre lleva una gorra con dos botellines de agua integrados en lugar del casco de seguridad de la empresa. En palabras del propio Fernando, “he pasado más de 40 años sin el casco pero no aguantaría ni tres días sin agua”.

Entrar en la compañía Jenkins & Co. es prácticamente imposible porque todo el mundo quiere trabajar al lado de Fernando. El edificio carece de relojes porque el tiempo se rige en relación al tamaño del bocadillo que cuelga en el cuello de Fernando. ¡Cuanto más bocadillo se haya comido menos tiempo te queda para irte a casa!

El único trabajador en todo el mundo que se puede comparar a Fernando de Mantenimiento de Jenkins & Co. es Andrés de Pans & Company. Este joven camarero, en lugar de lucir un bocadillo de empresa como todos sus compañeros, ha optado por llevar una tarjeta identificativa colgando del cuello.