- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

“¡Ahí había un precipicio! ¿No lo has visto? ¡El precipicio! ¡Justo ahí! Casi me mato”. Así ha abroncado la reina Letizia a un guardaespaldas tras caer por un acantilado de 600 metros

La reina ha sido la protagonista de un vídeo que se ha hecho viral en las últimas horas. Durante una visita extraoficial a los picos de Europa, y nada más salir del vehículo oficial, doña Letizia ha dado dos pasos hacia delante y, sin fijarse, ha tropezado debido a la presencia de un despeñadero abrupto del que no había sido advertida. A continuación se ha precipitado durante cinco minutos por un desfiladero de más 600 metros. Ha sido entonces cuando se ha producido el momento de tensión y bronca entre la esposa de Felipe VI y uno de los escoltas que la acompañaban y que el móvil de un curioso captó.

“Ay, que me caigo” se oye decir primero a Letizia. Después acude a su miembro de seguridad escalando el acantilado durante dos horas con sus manos desnudas y, al llegar de nuevo a la cima, le recrimina: “No me has avisado del precipicio. Casi me mato. ¿No has visto el precipicio? ¡Está justo ahí! ¡Ahí! ¿Es eso posible? ¿Es posible que no lo hayas visto? Casi me mato”.

Los pocos ciudadanos presentes casualmente en el momento de la exagerada bronca no dejaron de deshacerse en elogios hacia ella: “Eres fantástica, eres genial, eres única”, le gritó en ese mismo momento una mujer.

Obviamente, el tropezón y la posterior bronca real no han pasado desapercibidos. Los tuiteros han reaccionado divididos entre la coña y la indignación, señalando que la reina podría ser un poco «tiquismiquis».

“Que se lleve la bronca el escolta por no avisar de que hay un pequeño desnivel de 600 metros, manda huevos. ¿Es que la reina necesita que vayan mirando al suelo por ella?”, decía una usuaria de Twitter.

“Qué desagradable es la señoritinga. ¿Tú crees que hay que echarle semejante broncón a un escolta solo por conducirla a un desfiladero y no avisarle de un pequeño peldaño de 600 metros de pura roca? Los españoles de a pie nos matamos en silencio y listos”, se quejaba otro usuario.

Sin embargo, pese al desmesurado broncón, no llegó a ocurrir ningún fatal desenlace. Como tampoco sucedió en un acto en el Palacio de la Zarzuela donde también protagonizó un desliz al encontrarse una serpiente en su neceser, ni tampoco hace dos meses cuando cayó a un pozo de lava ni tampoco este agosto cuando se perdió en medio del desierto de Almería después de que un escolta la hiciera bajar del coche y el chófer arrancara sin ella.