- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

No se echa crema y se quema la cabeza por negarse a reconocer que es calvo

"ES POR EL CAMBIO CLIMÁTICO", INSISTE

José Ramón Campanero, de 37 años, ha sufrido graves quemaduras de segundo y tercer grado en la piel de su cabeza después de exponerse durante todo el día a los rayos del sol sin protegerse con crema. Este vecino natural de Valencia se resiste a echarse protección en la cabeza porque eso significaría reconocer que se ha quedado calvo. “Lo que pasa es que tengo el pelo fino”, declara tratando de explicar por qué la piel de su cabeza está totalmente quemada.

Según ha podido saber la prensa, Campanero se roció con crema solar de factor 50 por todo el cuerpo menos en la cabeza antes de salir caminando hacia la playa, donde permaneció hasta la llegada de la noche. “Yo no veo que las demás personas con pelo se echen crema en la cabeza, es que me parecería absurdo”, explica con su calva totalmente vendada. “Sinceramente, no sé cómo ha podido pasar, yo creo que es cosa del cambio climático”, declara.

Las amistades de Campanero han tratado de convencerle de la necesidad de protegerse la expuesta piel de su cabeza especialmente en verano, pero este se niega a hacerles caso. “Luego me tengo que pasar horas quitándome la crema de la melena”, se defiende. “Lo que ha pasado es que, por alguna reacción química, ahora tengo el pelo rojo”, lamenta con su cráneo en carne viva. “En unos días volverán a salir las raíces negras y todo esto se habrá acabado”, vaticina.

Se calcula que dos de cada tres calvos españoles sufrirán importantes quemaduras en la cabeza este verano al negarse a reconocer su alopecia. “Lo más recomendable es que lleven la gorra que utilizan para disimular su calvicie para protegerse también de los rayos del sol”, advierten las autoridades.