- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Comparativa: Mujeres vs. Hombres

¿QUÉ ES MEJOR?

-

En el mundo existen los hombres y las mujeres. Estaremos de acuerdo en que la gran mayoría de las personas son hombres o mujeres, pero en lo que jamás se ha estado de acuerdo es en saber qué es mejor: si ser hombre o ser mujer. Para arrojar algo de luz a este debate, hemos encargado a uno de nuestros reporteros que sea hombre una semana y mujer otra semana. ¿Con qué opción se habrá quedado?

Esfuerzo

Como nací siendo hombre, ser hombre no me supone ningún esfuerzo. Por el contrario, para ser mujer he tenido que someterme a numerosas intervenciones quirúrgicas y desembolsar una enorme cantidad de dinero.

Comodidad

Durante mi semana siendo hombre pude hacer cosas de hombres como estar tirado en el sofá viendo el Tour, expulsar flatulencias o renegar de mis emociones fingiendo que no están ahí para ocultar la enorme fragilidad que se esconde bajo esta fachada hostil e impenetrable que he creado con el paso del tiempo. Mi semana siendo mujer fue muy incómoda por culpa de las cicatrices y porque tenía que estar encamado por recomendación médica.

Dinero

Durante mi semana siendo hombre cobré más del doble que durante mi semana siendo mujer por escribir exactamente el mismo artículo. Por suerte, llevo toda la vida siendo hombre y tenía los ahorros suficientes para poder permitirme ser mujer durante una semana.

Tiempo

En ambos casos la semana duró siete días, aunque mi semana siendo mujer se me hizo más larga porque estaba convaleciente de una operación muy seria.

Autosatisfacción

Cuando eres hombre, la satisfacción se encuentra fácilmente en esos momentos fugaces en los que ya te has bebido un par de cervezas y durante un instante nada te importa, te sientes conforme con lo que tienes y ya no necesitas ese euro más con el que sueñas durante el resto del día. Cuando eres mujer, tienes demasiados problemas como para pararte a pensar en si te sientes realizada o no, así que mucho mejor.

Emoción

Ser hombre es muy emocionante porque en cualquier momento pueden reclutarte para una guerra o hacerte esperar dentro de un barco a que todos los niños y mujeres se pongan a salvo. Por su parte, ser mujer me pareció más emocionante porque someter a mi cuerpo a tantos cambios en tan solo una semana es una locura.

Conclusión

Después de una semana siendo hombre y una semana siendo mujer, mi conclusión es que someterme a una operación de cambio de sexo para poder escribir este artículo que van a leer entre 50 y 60 personas y por el que ahora que soy mujer me pagan la mitad, no ha sido mi mejor decisión profesional. Aún así, no os perdáis la comparativa de la próxima semana: «Ser hombre encerrado en el cuerpo de una mujer para siempre porque te has arruinado vs. Operarse uno mismo de cambio de sexo aprovechando que acaban de operarte de cambio de sexo para documentarte para un artículo y todavía lo tienes fresco».