Aunque tanto el jurado popular como la acusación y la defensa estaban de acuerdo en que Marcus Collins, joven acusado de doble asesinato en la ciudad estadounidense de Houston, era inocente de los cargos que se le imputaban, el magistrado que lleva el caso ha decidido repetir el juicio para que pueda tener una segunda temporada en Netflix. “La acusación era del pueblo de Estados Unidos contra Marcus Collins, y el pueblo de Estados Unidos quiere diez nuevos capítulos de esta impresionante docuserie criminal”, ha explicado el juez Richard Red.

El magistrado ha tenido muy en cuenta el gusto del público por los casos de personas inocentes que cumplen condena por delitos que nunca cometieron a la hora de tomar esta decisión. “Pienso que, al repetir el juicio, Netflix podrá preparar unos dos o tres capítulos que muestren a la defensa cotejando nuevas pruebas que hagan parecer al acusado todavía más inocente, algo que sin duda atrapará al gran público enseguida”, reflexiona. “Después podrán emitir otros tres o cuatro capítulos más centrados en el juicio y ya terminar con la condena”, continúa.

El juez reconoce que todavía no tiene clara la condena porque no sabe cuál sería la que mejor funcionaría en pantalla. “La audiencia deseará que el acusado sea declarado inocente, pero eso podría suponer el final de la serie y en cierto modo ser un anticlímax”, lamenta. “Si Netflix nos confirmara una tercera temporada cambiaría mucho el escenario, porque entonces yo dejaría que el jurado popular lo dejara fuera de la cárcel hasta que un incansable fiscal reabriera el caso y hubiera un tercer y espectacular juicio”, añade.

A la espera de que comience el rodaje de la segunda temporada, Marcus Collins se encuentra cumpliendo prisión preventiva en la cárcel de Houston Central. “Mi mayor esperanza es que el público se aburra de mi caso y me acaben dejando en libertad”, se sincera.