- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Tras veinte años de matrimonio, le pide a su marido que su amor pase a ser platónico

SE LO HA VENDIDO COMO UN ASCENSO

Rosario Soyuz ha solicitado hoy a su esposo que la relación que ambos mantienen desde hace más de veinte años pase a ser platónica. La mujer ha insistido a su marido Andrés en que se trata «de un ascenso», al considerar que un amor platónico es «más puro» que «las relaciones carnales que en adelante tú y yo podamos establecer con otros amores contingentes y terrenales, efímeros e imperfectos».

«Es un premio a la fidelidad y, de algún modo, un plus de antigüedad», afirma el marido, sorprendido «porque nunca pensé que mi amor pudiera aspirar a ser considerado platónico, sin duda una prueba de que estás haciendo las cosas de forma ideal». El nuevo carácter platónico de la relación implica, según Rosario, que ambos pasarán a quererse «en un plano teórico, abstracto» y que su esposo dormirá en el sofá por las noches «con el fin de pensar en mí como en un ideal inalcanzable a nivel terrenal».

La necesaria renuncia a la realidad contingente es el único punto negativo para Andrés. «Que no podamos hablar sino solo pensar el uno en el otro, que no podamos, no sé, pasar las vacaciones juntos, mantener relaciones íntimas… es duro, aunque sea un ascenso. El amor es mejor pero cuesta más disfrutarlo. Pero lo platónico tiene este problema, todo no se puede tener», admite con resignación. «Pero bueno, oye, ayer leí unas páginas de ‘El Banquete’ de Platón y luego me hice una paja pensando en ella, y ni tan mal», comenta.

Esta noche, Andrés conocerá a uno de los primeros amores contingentes de su esposa, cuando ésta lo traiga a casa para pasar con él la noche.