El candidato a la presidencia del Gobierno pide una reforma constitucional que asegure la estabilidad gubernamental, evite la repetición de elecciones y le permita incluir un desplegable de una foto suya en bañador entre sus páginas, concretamente entre los artículos 98 y 99. “Los españoles votaron por un gobierno progresista y, concretamente, por mí. Por lo tanto, es obvio que yo aparezca en la Carta Magna”, ha señalado el presidente en funciones durante el debate de investidura.

“Visualicen lo siguiente: yo tumbado en la playa, carita seria, pelo un poco húmedo y apelmazado por el salitre. A mi espalda, el sol de España. Un poco de arena en los muslos firmes y tersos…”, explicó esta mañana Pedro Sánchez cerrando los ojos y acariciándose el pecho.

“Hay que desbloquear la formación de un gobierno y no se me ocurre otra cosa que añadir una fotografía mía en la Constitución. Este es mi primer gran pacto de Estado, en el que espero que todo el mundo se abstenga”, insistió. Según dice, el texto debe ser actualizado para responder a la nueva “realidad parlamentaria” en la que los ciudadanos no van a sufrir más la ausencia de “un Pedro Sánchez”.

“No se trata de elegir entre izquierda y derecha, se trata de que abras la Constitución y de repente… ¡Pum! Pedro Sánchez”, asegura el mandatario. Según dice, se trata de demostrar, a todos lo que dudan de ella, que en España “tenemos ya una democracia madurita interesante”.

No es la primera vez que un candidato a la presidencia plantea una reforma constitucional similar. Ya lo hizo Mariano Rajoy en su momento cuando quiso añadir a la Constitución una fotografía conmemorativa del Tour de Francia de 2005.