Diciendo que dar una vuelta en el Falcon es “una experiencia única y muy superior a dirigir un ministerio”, Pedro Sánchez ha puesto una nueva oferta sobre la mesa del partido morado: un Gobierno de cooperación que permitiría a Pablo Iglesias dar una vuelta en el avión oficial “con visita a la cabina de piloto incluida”.

Según la oferta del PSOE, Iglesias podría visitar la cabina del piloto y, siempre supervisado por Sánchez, “tocar algunos botones”. El paseo podrá realizarse el día que Iglesias desee “excepto en vísperas de festivos y temporada alta”.

“Y eso no es todo”, ha explicado Sánchez a los medios. “Con el fin de proporcionar una experiencia completa, el señor Iglesias podrá sentarse durante unos minutos en mi asiento, para que sepa lo que siente todo un señor presidente de la nación”. Eso sí, el líder de Podemos no podrá usar las gafas de sol de aviador de Sánchez, sino que tendrá que llevar las suyas propias, cosa que Sánchez le aconseja porque “si no, no es lo mismo”.

Fuentes de Unidas Podemos han asegurado que el partido estudiará la propuesta, admitiendo que a Iglesias le ha parecido muy interesante y que ha mostrado mucha curiosidad en saber qué aspecto tiene su nueva casa desde el cielo.