- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

La justicia dictamina que Javier Santos es nuestro hermano

DEBERÍAMOS COMPRARLE UN REGALO CONJUNTO PARA SU CUMPLEAÑOS

Javier Sánchez Santos es nuestro hermano. El juez de Valencia José Miguel Bort lo ha declarado en una sentencia en la que resalta el «evidentísimo parecido físico» entre Javier y el resto de nosotros. La decisión cierra, de momento, un culebrón jurídico iniciado hace tres décadas, cuando la madre de Javier, la antigua bailarina portuguesa María Edite Santos, promovió la primera demanda de paternidad a nuestro padre, Julio Iglesias, que siempre ha negado el parentesco.

Javier Sánchez Santos, de 42 años, era el único español que seguía sin ser reconocido como hijo de Iglesias, lo que sin duda le provocaba problemas afectivos y de autoestima. Ahora, un juzgado de Primera Instancia le ha dado la razón y ha declarado que es nuestro hermano, animándonos a acogerlo con los brazos abiertos en la familia sin envidias ni rencores.

El abogado de papá ya adelantó la semana pasada su intención de recurrir la nueva sentencia si era desfavorable, ya que el cantante considera que no puede mantener a cincuenta millones de hijos, pero basta con mirar a Javier y mirarnos después a nosotros para entender que en sus venas corre la misma sangre que en las nuestras.

Al margen de polémicas y de la burocracia, los españoles debemos estar contentos por la incorporación de un nuevo miembro a la familia, e incluso deberíamos organizarnos para comprarle un regalo conjunto para su cumpleaños, que será dentro de poco. Nuestro nuevo hermano fue fruto de una relación de su madre, María Edite Santos, con papá. Ambos coincidieron en una sala de fiestas de la Costa Brava. Era el verano de 1975 y el artista estaba entonces casado con la tita Isabel.

De momento, la Asociación de Hijos de Julio Iglesias todavía no se ha pronunciado oficialmente sobre el tema, pero se recomienda no felicitar a papá por su nuevo hijo hasta que su apelación sea completamente desestimada por el juez.