Recordando que su bebida energética “no es un juego” y que resulta ofensivo que la gente la beba simplemente porque tiene “un poquito de sed”, Gatorade ha pedido a todos sus distribuidores y minoristas que no vendan sus productos a nadie excepto a personas con síntomas evidentes de haberse ejercitado en exceso y estar al borde de la deshidratación y de la muerte.

“Gatorade es la bebida número uno en el mundo para deportistas, por lo que debe ser consumida únicamente por atletas”, indica la web oficial de la marca, que ahora se anunciará con el lema “¡Hay que ganárselo!”.

Desde Pepsico dicen que la fórmula de su bebida energética “está pensada para ayudar en el rendimiento deportivo, no para estar delante del ordenador o para acompañar una comida en verano”. “Personas con taquicardia y mareos y a las que apenas les quede saliva para pedir ‘Un Gatorade, por favor’, esos son nuestros clientes”, dicen desde la compañía.

Por su parte, aprovechando la nueva campaña de la bebida, Decathlon ha recordado que sus zapatillas de running, trekking y montañismo se seguirán vendiendo a cualquiera, incluso a aquellos que vayan al establecimiento en taxi.