Desde hace dos semanas, desahogarse es un poco más complicado porque, como cada año, las webs de pornografía han echado el cierre durante el verano debido a que hace demasiado calor para el sexo y nadie se mostrará interesado en el erotismo, la excitación y en ver desnudos ajenos hasta que bajen las temperaturas en otoño. Las principales webs pornográficas ya han retirado todos sus vídeos y no los volverán a subir hasta octubre.

“Ojalá hubiera más gente interesada en excitarse durante los meses de verano, pero con este calor es imposible. Además para nosotros lo más importante es la seguridad y el bienestar de nuestros actores y actrices, con estas temperaturas tan altas no podemos forzarlos a mantener relaciones sexuales porque sería muy peligroso”, aseguran desde Pornhub.

“Yo estoy dispuesta a hacer de todo delante de una cámara excepto exponerme a la ola de calor”, se sincera una famosa actriz X.

“¿Ver a gente desnuda abrazándose, sudando, haciendo ejercicio y frotándose unos con otros? ¡Ugh! ¡No, gracias!”, decía un adolescente en Twitter, despidiéndose de la temporada de pornografía.

Millones de personas de todo el hemisferio norte no se masturbarán durante el verano, lo que, unido a la falta de sexo también a causa del calor, provocará una irritación generalizada que puede desembocar en episodios de violencia. Ni siquiera servirá el chocolate como sustituto del sexo, pues Ferrero Rocher tampoco distribuye sus productos por el mismo motivo. Las autoridades recomiendan utilizar el catálogo de Venca como medida cautelar al menos hasta el mes de septiembre. “Tirar de imaginación también puede ser beneficioso siempre y cuando se visualicen lugares fríos”, apuntan desde el Ministerio de Sanidad. Las imágenes de la playa que emiten los informativos también podrían ayudar a muchos adolescentes en caso de necesidad.

No es la primera vez que las webs de pornografía se ven obligadas a cerrar: el pasado invierno, durante la ola de frío, también tuvieron que hacerlo porque los actores y las actrices se negaban a quitarse la ropa.

Se calcula que el consumo de banda ancha y de datos del móvil se reducirá en más de un 3000% a consecuencia de esta necesaria medida.