Aclarando que su cara no parece un pene porque, a diferencia del miembro masculino, su rostro tiene orejas, ojos, nariz y boca y carece de prepucio, José Luis Martínez-Almeida ha difundido un comunicado para dejar claro que su cara no parece en absoluto un pene. Se ha visto obligado a hacerlo después de que, durante días, cientos de personas le hayan llamado “carapolla” como respuesta a la posible sanción que recibirá un joven por lucir una pegatina que rezaba “Almeida carapolla”.

“Que quede fuera de toda duda: mi cara no parece una polla”, decía hace unos días el alcalde madrileño en una entrevista.

Hoy ha vuelto a insistir en un texto escueto publicado en redes sociales: “¡Chicos, mi cara no parece un pene! ¡Lo siento! Es una sensación doble. Me hace gracia que se aferren a una idea que creen que me molesta. Y a la vez, pena, por el bajo intelecto que demuestran los que dicen que tengo cara de genitales masculinos. Tenía que decirlo porque no lo entiendo, pero bueno”.

“Si tuviera cara de polla podríamos entrar en ciertos debates, pero no es el caso”, ha repetido esta mañana en la cadena Ser, asegurando que preferiría que no se hablara más de ese tema que supone que es una broma sin sentido alguno: “Mi cara, que no parece una polla, es un rostro humano normal. No es el rostro de una polla y por lo tanto no entiendo el revuelo sobre este asunto”.

A última hora, el comunicado ha dejado de estar disponible en Facebook e Instagram porque el algoritmo ha detectado contenido sexual explícito en la foto que acompañaba el texto.